Alcaldía de Fonseca - La Guajira
Construyendo Cambio para La Paz

Niños y Niñas

Fonseca / Ciudadanos / Portal de Niños / Niños y Niñas
​pa​ra aprender
​Fomentemos la lectura...


​La humilde flor

zflor.png
Cuando Dios creó el mundo, dio nombre y color a todas las flores.

 Y sucedió que una florecita pequeña le suplicó repetidamente con voz temblorosa:

¡No me olvides! ¡No me olvides!

 Como su voz era tan fina, Dios no la oía. Por fin, cuando el Creador hubo terminado su tarea, pudo escuchar aquella vocecilla y se volvió hacia la planta. Mas todos los nombres estaban ya dados. La plantita no cesaba de llorar y el Señor la consoló así:

No tengo nombre para ti, pero te llamarás "No me olvides".

 Y por colores te daré el azul del cielo y el rojo de la sangre. Consolarás a los vivos y acompañarás a los muertos.

Así nació el "nomeolvides" o miosota, pequeña florecilla de color azul y rojo.



El Papel y La Tinta

papelytinta.jpg_737958626.jpg


Estaba una hoja de papel sobre una mesa, junto a otras hojas iguales a ella, cuando una pluma, bañada en negrísima tinta, la manchó​ llenándola de palabras.

¿No podrías haberme ahorrado esta humillación? Dijo enojada la hoja de papel a la tinta. Tu negro infernal me ha arruinado para siempre.

No te he ensuciado, repuso la tinta. Te he vestido de palabras. Desde ahora ya no eres una hoja de papel, sino un mensaje. Custodias el pensamiento del hombre. Te has convertido en algo precioso.

En efecto, ordenando el despacho, alguien vio aquellas hojas esparcidas y las juntó para arrojarlas al fuego. Pero reparó en la hoja "sucia" de tinta y la devolvió a su lugar porque llevaba, bien visible, el mensaje de la palabra. Luego, arrojó las demás al fuego.